Domingo, 27 de Mayo del 2018
turismo


cinemark cineplanet cine star cine uvk

Cine alemán en la PUCP en el marco del Túnel de la Ciencia

Publicado el 25/04/13

CINE

Al final vienen los turistas, de Robert Thalheim

Jueves 25 de abril, 18:00 horas, Auditorio Humanidades PUCP

Ingreso libre

En el marco del programa académico “Las humanidades en el túnel de la ciencia”, el Goethe-Institut Lima y el Departamento de Humanidades presentan el ciclo de cine “Cine contemporáneo alemán en la PUCP”. La selección ofrecida es parte de la colección de la Cinemateca del Goethe-Institut Lima y consiste de seis películas contemporáneas, dirigidas por renombrados directores como por ejemplo Doris Dörrie, Christian Petzold y Fatih Akin, quienes con sus registros dramáticos o de comedia, muestran la riqueza y creatividad del cine alemán en la actualidad.

Un largometraje sobre la singularidad del memorial de Auschwitz para la conmemoración germano-polaca del holocausto desde la perspectiva de un joven alemán que está haciendo la prestación social sustitutoria.

Sven, un joven alemán que está haciendo la prestación social sustitutoria, llega cargado de ingenuidad a la realidad histórica y actual de Auschwitz. La película se centra en sus encuentros con dos personas: Stanislaw Krzemiński, el superviviente del campo de concentración de Auschwitz al que Sven debe cuidar, y Ania, una joven polaca, guía de museo y traductora, de la que Sven se enamora.

Para el joven alemán, Kreminsky resulta ser muy poco “agradecido” y “fácil de cuidar”. Cuando Ania se decide a aceptar una beca en Bruselas, Sven está a punto de abandonarlo todo. Poco a poco, el joven consigue lograr un acercamiento personal. Es precisamente al enfrentarse a los límites del entendimiento acerca del lugar del horror “Auschwitz” cuando logra aprehender la herencia histórica del campo de concentración. El director apuesta por el proceso de aprendizaje de Sven como símbolo contra los gestos de reconciliación mal entendidos de la rutina conmemorativa alemana: “No podemos colocar un monumento conmemorativo en el centro de Berlín y darnos palmaditas en la espalda porque ya hemos superado nuestra historia y por fin podemos librarnos de ella. Debemos seguir ocupándonos de Auschwitz, aunque sigamos haciendo mal muchas cosas.”