Lunes, 20 de Noviembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

“Guerra civil en Siria “

Publicado el 18/06/12

LIMA – 

Siria oficialmente ya está en guerra civil. Esta tiene elementos que le asemejan y también diferencian con relación a Afganistán, Irak y Libia, los otros 3 países musulmanes que fueron bombardeados por Washington y sus aliados.

Al igual que en esos 3 casos, en Siria EE.UU. está ansiando el cambio del régimen al que acusa de dictatorial y da diversos grados de apoyo logístico a la oposición, mientras que sus socios regionales financian o arman a insurgentes. Sin embargo, hasta hoy el Pentágono no se atreve a hacer un solo bombardeo, mientras que la resistencia de Moscú y Beijing a una intervención sobre Siria es mayor. Por otro lado, el rol de Irán es muy diferente. En todas las 3 repúblicas islámicas cuyos dictadores fueron depuestos, Teherán quiso beneficiarse de su caída y fomentó oposiciones armadas locales, las mismas que terminaron cogobernando en sus dos vecinos (Irak y Afganistán).

Esta vez Irán sabe que el cerco contra Siria es la primera etapa hacia un ataque frontal en contra suyo, por lo que los ayatolas defienden a Assad. Esto, a su vez, crea una situación internacional más complicada.

Cuando Occidente se lanzó sobre Afganistán, Irak o Libia, ningún vecino salió a defender a los gobiernos atacados de esos países, en cambio Siria es abiertamente defendida por Irán, mientras que el principal partido armado del Líbano (Hizbola) amenaza con internacionalizar el conflicto, en tanto que el Hamas palestino mantiene buenas relaciones con Damasco.
La guerra siria puede, a diferencia de los anteriores casos, involucrar a más países. Hoy Turquía (que hace un siglo fue el imperio que dominaba toda la región y que hoy es el país más poblado y armado del Asia Mediterránea) y todos los 6 reinos arábigos están dando fondos, armas, equipos u hombres para la oposición siria, cuando en el conflicto libio solo Qatar y Emiratos apuntalaron a los rebeldes. Irán, Hizbola y Hamas pueden participar activamente en caso de que otros países intervengan abiertamente en Siria.

Siria es el primero de todos los países musulmanes que ha entrado en una guerra civil en tener fronteras con Israel (y, además, tener parte de su territorio ocupado por ese Estado desde hace 45 años). Si Hamas, Hizbola e Irán logran que el conflicto sirio salpique a Israel y que este país marche sobre Damasco, se corre el riesgo que se busque galvanizar al mundo mahometano contra el “sionismo”.

Por otro lado, Occidente viene jugando con fuego al animar a quienes impulsan a que la mayoría sunita (2/3 de los sirios) desplacen a la minoría alawita aliada a la cristiana del poder. Esto les da base social pero, al mismo tiempo, da combustible a Al Qaeda, la Hermandad Musulmana y el supremacismo sunita mientras que no hay posibilidades de partir a Siria en republiquetas étnicas tipo Iraq o Yugoslavia.