Viernes, 24 de Noviembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

“Cruces”

Publicado el 12/06/12

LIMA –

El símbolo más conocido del mundo es el de la cruz, el cual está presente en casi toda ciudad del planeta. Mientras que hoy ningún país tiene la hoz y el martillo o la esvástica en su bandera nacional, la cruz está presente en las de más de una veintena de países, en tanto que la Cruz Roja es el emblema de la principal entidad internacional de socorro humanitario.

Un tercio de la humanidad cree en la cruz como si fuera un objeto de adoración al cual identifican con la redención. Cientos de millones rezan a diario ante ésta o se persignan.

Lo interesante de la cruz es ver cómo un objeto que inicialmente estuvo asociado con la tortura y la muerte más inhumana, se ha convertido en su opuesto.

Si hoy en día un Estado o una religión adoptase como su símbolo a la silla eléctrica, el pelotón de fusilamiento o una bomba atómica, sería algo que nos escandalizaría, porque esos son los instrumentos de asesinato público más impactantes del siglo XXI, pero hace dos milenios ese lugar lo ocupaba la cruz.

Los asirios, que fueron uno de los imperios más brutales de la antigüedad, solían castigar a sus víctimas empalándolos en una estaca que les atravesaba vivos, con lo cual querían advertir a cualquier contestatario que desobedecer les conducirá a una muerte llena de dolor. Esta forma de empalamiento (que más adelante usaría el verdadero conde Drácula, héroe de la cristiandad rumana, contra los musulmanes y sus enemigos) fue siendo refinada por los romanos.

La cruz fue masificada durante el único imperio que logró unificar al Mar Mediterráneo. Los romanos intencionalmente exhibían a sus castigados en estacas de un palo vertical o con uno horizontal en su cima, los mismos que eran colgados sobre éstas a fin de que murieran lenta y dolorosamente por deshidratación, desnutrición, desangre, etc.

Cuando acabó la rebelión de Espartaco, la vía hacia Roma quedó sembrada de miles de cruces en las cuales se dejaron agonizar a los esclavos insurrectos. Tras la destrucción del segundo templo de Jerusalén, los romanos crucificaron un promedio de 500 judíos por día.

La cruz no fue empleada por los primeros cristianos (quienes utilizaban otros símbolos como el pez), pero cuando el imperio romano adoptó el cristianismo y lo modificó, se apropió de la cruz haciendo que su tradicional instrumento de tortura y muerte se tornara en uno de adoración.

La cruz sirvió también para masacrar y esclavizar amerindios, africanos y asiáticos. El Ku Kux Klan utilizó cruces ardientes mientras linchaba negros. Las cruzadas, que asesinaron a millares de musulmanes pero también de judíos y cristianos, fueron una inspiración para las invasiones de Bush.

Mientras tanto, la cruz es venerada por quienes conciben que Dios se atreviera a inmolarse a fin de mostrar un camino de sacrificio y redención a toda la humanidad.

Temas: