Miercoles, 22 de Noviembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Advierten crítica situación de 42.5 millones de refugiados en el mundo

Publicado el 19/06/12

Quito, jun. 18. Los refugiados en el mundo ascienden a 42.5 millones de personas, de las cuales 800 mil surgieron en 2011, situación que está generando una crisis humanitaria, advirtió hoy aquí el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Antonio Guterres.

“Estamos ante una multiplicación de la crisis con un impacto dramático en el desplazamiento forzado de la gente”, manifestó a la prensa tras visitar a miles de refugiados en territorio ecuatoriano, debido a la guerra interna en Colombia.

Guterres precisó que este año las mayores crisis de refugiados se registran en Mali, Sudán del Sur y Siria, debido a los conflictos armados en esas naciones, además de otras “viejas crisis”, como en Afganistán y República del Congo.

“Los problemas continúan y tenemos esta presión simultánea de los nuevos refugiados y de la manutención de mucha gente en muchas partes del mundo por la situación de desplazamiento”, alertó.

Ecuador ha duplicado la cantidad de personas refugiadas que serán reasentadas en un tercer país, señaló la representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en Quito, Deborah Elizondo.

El Estado ecuatoriano informó que invierte cerca de 30 millones de dólares anuales en suplir las necesidades básicas de más de 56 mil refugiados en su territorio, de los cuales el 98 por ciento son colombianos.

Elizondo indicó que Suecia y Holanda son países que han expresado su deseo de recibir a las personas que buscan refugio en Ecuador y que Estados Unidos ha triplicado su cupo para recibir a este sector social, según la agencia oficial Andes.

Canadá, Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile y Brasil también reciben a población desplazada, de acuerdo a los programas que lleva adelante Ecuador conjuntamente con Acnur y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Guterres consideró necesario mayor solidaridad internacional con los refugiados y los países de acogida. También la urgencia de más oportunidades de reasentamiento y más apoyo al desarrollo de las comunidades que reciben a las personas desplazadas en el mundo.