Miercoles, 19 de Septiembre del 2018
turismo


Lo que pasó en Tarapoto entre Angie y Jean Paul

Publicado el 30/03/12

La Tremenda Corte de El Especial del Humor tendrá una un tremendo caso y tremendos involucrados este sábado a las 9 de la noche. Brad Pizza, Angie y su amado Jean Paul deberán contar toda su verdad de lo que ocurrió en Tarapoto.

 

Personajes :

Juez César Fray Martín                 JB

Secretario                                          Felpudini

Angie Sin Faja                                   Gordo Casaretto

Jean Paul Trampa María               Yuca

Brad Pizza                                          Alfredo Benavides

Haydeé                                               Lucecita

 

Secretario:         ¡El tremendo juez de la tremenda corte va a resolver un tremendo casoooo!

Juez:                     Buenas, secretario.

Secretario:         Buenas, señor juez. Y dígame ¿Cómo sigue de su insomnio?

Juez:                     ¡Por fin encontré la solución para conciliar el sueño, secretario!. ¡Le hago el amor a la empleada de mi casa!

Secretario:         Disculpe señor juez… ¿pero a su edad todavía puede?

Juez:                     No, no puedo, pero al tercer intento ya estoy tan cansado que me quedo profundamente dormido. Bueno, dígame, ¿qué caso tenemos para hoy?

Secretario:         La recepcionista de un hotel de Tarapoto acusa a una pareja de haberle destrozado una habitación.

Juez:                     Que pasen los implicados en ese habitacionicidio.

Secretario:         Sí, señor juez. ¡Haydée Barcales!

Haydeé:              Buenas, señor juez.

Secretario:         ¡Jaime del grupo Medias!

Jaime:                  Buenos días, señor juez.

Secretario:         ¡Brad Pizza!

Brad:                     Buenas, señor juez. Es un placer estar en este juzgado, y si tiene hambre me avisa nomás que mando traer unas cuantas pizzitas.

Juez:                     Secretario, póngale mil soles de multa al señor este por querer sobornar al juez de este respetabilísimo juzgado con unas cuantas pizzas. Siga llamando, secretario.

Secretario          :¡Jean Paul Rata María!

Jean Paul:           Buenas, señor juez.

Secretario:         ¡Angie Jipaja!

Angie:                  ¡A la reja!… ¡Buenas, señor juez!

Juez:                     Buenas, señorita. Bueno, ahora que están todos los implicados en este caso, vamos a dar inicio al mismo, dándole la palabra al caballero dueño de los establecimientos que expenden pastas

                               italianas. Tiene la palabra, don Brad Pizza.

Brad:                     Muchas gracias, señor juez.

Juez:                     Dígame Brad, ¿es cierto que usted llevó a estos dos muchachos a Tarapoto?

Brad:                     Así es, señor magistrado. Yo contraté a Angie y a Jean Paul para la inauguración de mi local en Tarapoto, donde, dicho sea de paso conocí a unas bebitas que para qué le cuento, señor juez…

Juez:                     ¡Oiga, circunscríbase a hablar sobre el tema que nos ha congregado, ya que en caso contrario le pondré una multa considerable!.Y a ustedes agraciada señorita, este señor los lleva a Tarapoto, y

                               es en un hotel de ahí donde ocurren los incidentes.

Angie:                  Así es, señor juez, nosotros estábanos en un hotel de Tarapoto.

Juez:                     “Estábamos en un hotel de Tarapoto”

Angie:                  ¿Tú también estabas ahí?

Juez:                     ¡No, yo no estaba ahí!… ¡Le estoy diciendo que se dice “estábamos” y no estábanos”! . Mejor sigamos con el proceso. Entonces, si no pasó lo que dice la señorita recepcionista ¿nos puede decir

usted qué fue lo que realmente ocurrió?

Jean Paul:           ¡Claro que sí, señor juez!. Después de la presentación en el local de Brad Pizza, regresé a nuestra habitación en el telo y no encontré a Angie. ¡En eso escuché los gritos de mi amada que venían

                               de otra habitación, voy corriendo, toco la puerta desesperadamente, escucho una voz de un hombre, y como comprenderá me volví loco por la angustia y rompí los vidrios de las ventanas para

                               poder entrar!