Lunes, 18 de Diciembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Las anteriores guerras de Libia

Publicado el 05/03/11

Por primera vez desde hace dos tercios de siglo Libia viene siendo sacudida por una guerra. Hoy, se contempla la posibilidad de una intervención militar foránea sobre ese país, algo que podría recordar la experiencia de ocupación europea que dicha nación tuvo en 1911-51.

Entre 1911 y 1943 Italia dominó estas tierras, las cuales arrebató al imperio turco otomano en la guerra de 1911-12, y que consolidó el 11 de setiembre de 1931 (7 décadas antes del ataque de Al Qaeda a EE.UU.) al capturar a Omar Mukhtar, quien durante 2 décadas lideró la resistencia local a la invasión italiana.

Las actuales fronteras y el nombre de Libia fueron impuestos por Mussolini. En la antigüedad los geógrafos hablaban de 3 continentes: Europa, Asia y Libia. Luego hace unos dos milenios los romanos hicieron que Libia pasase de ser la denominación de toda África a sólo su parte norte al oeste de Egipto. En 1934 la Roma fascista bautizó como “Libia” a sus territorios norte-africanos. Mussolini decidió que la Libia ampliada (que incluyó a Túnez) pasase de ser una colonia a ser la “cuarta costa” de Italia.

En Libia, Mussolini creó dos batallones nativos y declaró que varios de sus habitantes eran “musulmanes italianos”. Muchos mahometanos le apoyaron cuando invadió Etiopía y Egipto o cuando unió a los territorios albaneses musulmanes de Albania y la ocupada Yugoslavia en una “Gran Albania”. Libia italiana conoció un boom en su economía, turismo y arqueología (Roma estaba muy interesada en rescatar las ruinas que su antiguo imperio había construido allí), así como una masiva inmigración de sus nacionales (la mitad de los habitantes de las dos mayores ciudades, Trípoli y Bengasi, eran italianos).

Libia y su entorno fueron escenarios de uno de los 3 grandes frentes militares que se dieron entre nazi-fascistas y anglo-americanos en la II Guerra Mundial. Las guerras italianas del África cobraron entre uno y dos millones de vidas y en Libia se curtió Dwight Eisenhower, el único general que llegó a la Presidencia de EE.UU. en la posguerra.

Después de que los aliados se impusieron en Libia y Túnez desembarcaron en Italia ocupando ésta. Entre 1943 y 1951 las provincias libias de Cirenaica y Tripolitana fueron administradas por los británicos en tanto que la de Fezzia estuvo a cargo de Francia. En 1951 ambas potencias decidieron que Libia se convirtiese en un reino unido bajo la corona de Idris.

En todo el proceso que va desde las gestiones por la independencia hasta la actualidad, Libia siempre fue regida bajo mano dura, pero esta nación no tuvo una guerra civil, la cual hoy sí padece.

En la memoria histórica de los libios están los recuerdos de las grandes batallas y matanzas que se dieron en su suelo en 1940-43 y de la manera en la cual los europeos hicieron campos de concentración y carnicerías contra muchos nativos.

Gadafi hoy llama a que los libios sigan el ejemplo de Omar Mukhtar, cuya figura también es reivindicada por Al Qaeda, quien espera florecer en caso de darse una ocupación extranjera en el desierto libio.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *