Miercoles, 17 de Octubre del 2018
turismo


La gran estafa, luchadores de Sumo arreglaban sus encuentros

Publicado el 02/02/11

El caso surgió a raíz de varios mensajes de texto interceptados el año pasado en los celulares de un luchador y un entrenador de sumo, en los cuales al parecer se revelansupuestos acuerdos en los que se definían a los ganadores de las peleas.

La Policía incautó los teléfonos móviles en el marco de otra investigación sobre una supuesta red de apuestas irregulares, controlada por bandas criminales.

Algunos de los mensajes intervenidos (fueron cerca de 50 entre marzo y junio de 2010) le ordenan al destinatario sobre cómo comportarse en el “dohyo” (el ring del sumo), mientras que otros parecen referirse a cantidades de dinero.

En el pasado ya hubo versiones sobre el “arreglo” de combates, aunque la JSA siempre rechazó esos rumores. El de los presuntas peleas arregladas se suma a otros escándalos que en los últimos años han deteriorado la imagen del sumo, un deporte tradicionalmente caracterizado por la disciplina y el comportamiento ejemplar de sus luchadores.

Pero la gota que colmó el vaso fue el escándalo sobre apuestas irregulares que salió a la luz el año pasado, y que incluso llevó a que el canal de televisión NHK se negara a transmitir, por primera vez en medio siglo, el Gran Torneo de Sumo de Nagoya.

Aquel caso, que sigue bajo investigación, implicó a varios grandes nombres del sumo y supuso un fuerte revés para este deporte, cuya popularidad en Japón se ve amenazada por el avance de otros como el fútbol y el béisbol.

Basado en la caballerosidad y el respeto al rival, el ritual y filosofía del sumo están enmarcados en el sintoísmo. Los combatientes, llamados “rikishi”, suelen pesar entre 110 y 280 kilos y medir entre 1,75 y 2,00 metros, debido no sólo a razones genéticas sino también a su alimentación y a los duros entrenamientos a los que se someten. (infobae)