Sábado, 21 de Julio del 2018
turismo


Jane Seymour, “La doctora Quinn” y ex chica Bond, cumple 60 años

Publicado el 13/02/11

Nació en Gran Bretaña pero ahora vive cerca de San Francisco y desde 2005 es además ciudadana estadounidense


Fue una misteriosa chica Bond junto a Roger Moore y la valiente doctora Quinn. En los años 90, millones de espectadores vieron a Jane Seymour, interpretando a la médica rural Michaela “Mike” Quinn, luchando por la justicia y el respeto a la mujer en los Estados Unidos del siglo XIX.

Mientras como doctora Quinn debía luchar contra los prejuicios, en la vida real Jane Seymour debía defender su buen nombre en su patria Inglaterra. El próximo martes (15 de febrero) la actriz, radicada desde hace años en Estados Unidos, cumple 60 años.

Lo más británico de Jane Seymour es posiblemente su nombre: nació como Joyce Frankenburg en Bristol, en el suroeste de Inglaterra, pero de joven escogió como seudónimo el nombre de una de las seis mujeres del rey inglés Enrique VIII. De niña y adolescente, la hija de una ginecóloga intentó hacer carrera como bailarina de ballet. Sin embargo, a los 16 años tenía tantos problemas con su rodilla que decidió convertirse en actriz.

Seymour alcanzó el éxito a los 22 años como chica Bond junto a Roger Moore. En 1973 interpretó en “Live and Let Die” a la hermosa adivina Solitaire. Tras varios papeles menores -por los cuales recibió entre otros un Globo de Oro y un Emmy- en los años 90 interpretó a la luchadora doctora Michaela “Mike” Quinn.

En la vida real Seymour también luchó y mucho. Sus primeros tres matrimonios fracasaron: a comienzos de los años 90 se separó de su tercer marido con dos hijos y casi diez millones de euros de deudas.

Poco después, durante la filmación de “Dr. Quinn, Medicine Woman”, conoció al director James Keach. Se casaron y en 1995 nacieron sus gemelos. El embarazo incluso fue incorporado a la serie.

Desde entonces la hermosa actriz -a pesar de tener una estrella en el Paseo de la Fama- no interpretó grandes papeles protagónicos. El último fue un rol secundario en 2005 en “Wedding Crashers” con Owen Wilson y Vince Vaughn. Además de la actuación probó suerte -con éxito diverso- como diseñadora y consejera de estilo de vida, participó en “Dancing with the Stars” y fue voluntaria de obras benéficas.

Volvió a causar grandes titulares en 2007. Unos 200 vecinos de su gigantesca mansión de 13 dormitorios cerca de lugar vacacional británico de Bath protestaron frente a su casa. La llamaban incluso “vecina del infierno”, porque supuestamente alquilaba la casa para fiestas descomunales a estrellas como Robbie Williams o Radiohead.

Los vecinos se quejaron de que Seymour era arrogante y ajena a la realidad.

Ella aseguró todo era mentira y ganó la batalla en los tribunales.

Sin embargo, para la actriz las protestas significaron el quiebre definitivo con su país. Vendió la casa y desde hace años vive cerca de San Francisco. Desde 2005 es además ciudadana estadounidense. “Entendí que lo más importante son las personas, no los lugares”, explicó, añadiendo que puede reunirse con sus amigos en lugares donde se siente más bienvenida.