Andrea Barreda presenta su primera muestra individual | Serperuano.com
Jueves, 16 de Agosto del 2018
turismo


Andrea Barreda presenta su primera muestra individual

Publicado el 14/02/11


Lima, feb. 14 Ocho pinturas y 17 dibujos conforman el universo de Artificialia, la primera muestra individual en una galería que presenta la artista Andrea Barreda.

Universo inquietante el suyo, donde moran las temáticas de los cuentos, las fábulas y las historias que poblaron nuestras fantasías infantiles, pero envueltas en un aura perturbadora.

“Me gusta darle un giro a la historia y hacer (a las personajes) medio perturbadoras”, explica la artista de 25 años de edad, a quien siempre le llamó la atención “esto de la palabra interpretada como imagen”.

Y por cuestiones “un poco turbulentas” también en su propia niñez, explica que le surge esta temática y la idea de la muestra, donde están Caperucita Roja, Alicia (en el país de las maravillas) y Rapunzel tienen otros gestos, pueden decir mucho con un cabello mucho más largo o, simplemente, portando unas tijeras pero mirándote fijamente, como para que tu retina no las olvide.

El óleo tal como el acrílico, explica la pintora, le permiten trabajar detalles como la mirada nada inocente trastocada, que ella busca en sus cuadros, donde la mayoría de sus protagonistas son mujeres o niñas, salvo un par de niños que aparecen como extras en un lienzo titulado “Casa tomada”.

Si bien en su primera muestra individual, llamada Caótica, que se realizó en un bar miraflorino, había una explosión de glóbulos rojos en la que eran necesarios esos elementos para expresarse.

Ahora ha canalizado sus esfuerzos en la mirada de sus personajes, trabajando mucho para que el espectador sienta algo raro. “Lo que me interesa es el impacto que pueda tener el trabajo en cada persona y se le quede en su mente”, comenta.

“No es por darle una cuestión negativa al género, pero tengo la sensación de que las mujeres pueden tener rostros dulces, pero encuentro la malicia o algo que perturbe mucho más presente en esa imagen femenina que en los hombres, y me perturba mucho más: ellas son como un envase que contienen un montón de cosas”, comenta la artista que no utilizó modelos “sólo personajes inventados”, además de valerse de su propia imagen que es un autorretrato.