Miercoles, 18 de Octubre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Poder Judicial libera a ex mandos terroristas

Publicado el 13/08/09

terroristasProminentes ex miembros de Sendero Luminoso (SL) y del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) han sido recientemente liberados por el Poder Judicial (PJ). Perú.21 accedió a documentos judiciales que registran que, en lo que va del presente año, 45 condenados por terrorismo de esos grupos han dejado las cárceles, 23 de ellos beneficiados con la figura de “libertad condicional” al haber cumplido las tres cuartas partes de la pena que les fuera impuesta. Pero lo han hecho sin haber pagado la reparación civil.

En la lista figuran cinco condenados por traición a la patria: cuatro de Sendero Luminoso y uno del MRTA. Este último se llama Américo Gilvonio Conde, que fue condenado a 20 años de prisión. A inicios de los 90, era considerado el número 3 de esa organización, debajo de Néstor Cerpa Cartolini y de Miguel Rincón Rincón. Cuando la Policía lo capturó, el 22 de junio de 1993, Gilvonio era considerado el responsable de los abogados emerretistas.

Fue cuñado de Cerpa y, según información de la época, habría sido uno de los responsables de los secuestros y extorsiones del general FAP (r) Héctor Jerí y de los empresarios Héctor Delgado Parker, Carry Klimper Han, Víctor Macedonio de la Torre Romero, Enrique Alalu Buchut y Antonio Furukawa.

Según el vocal Pablo Talavera, presidente de la Sala Penal Nacional –que juzga a los terroristas–, Gilvonio no fue sentenciado como dirigente del MRTA. Sin embargo, información de la Dircote refiere que su nombre aparecía en documentos incautados a los subversivos y que era el responsable del manejo financiero del MRTA. Gilvonio está libre desde el 15 de mayo pasado.

Otro que destaca en el grupo de liberados es Roberto Pizarro Ccori, quien fue capturado por el Grupo Especial de Inteligencia (GEIN) el mismo día en que atraparon a Abimael Guzmán, el 12 de setiembre de 1992. Mientras “Gonzalo’ estaba en la vivienda de Surquillo, Pizarro se encontraba en otra casa clave ubicada en Santa Catalina, en el distrito de La Victoria.

Pizarro fue integrante del Comité Regional del Norte de SL y, al igual que Guzmán, fue sentenciado a cadena perpetua por un tribunal militar. Empero, en 2003, el Tribunal Constitucional declaró inconstitucional dicha tipificación y tanto él como Abimael y otros integrantes de la cúpula de Sendero volvieron a ser procesados.

Pizarro no habría estado al margen de las decisiones al más alto nivel del grupo subversivo. En los últimos años, junto con Elena Iparraguirre, María Pantoja, Maritza Garrido Lecca y el propio “Gonzalo’, Pizarro –quien purgó cárcel en el penal Castro Castro– presentó diversos recursos legales, incluyendo el de “libertad inmediata”. Debido a que cumplió su pena por redención (un día de cárcel por siete de trabajo), se halla libre desde el 20 de junio último.

Los otros senderistas liberados son Orlando Hilares Catalán y Rubén Orlando Ríos Fernández. El primero fue capturado en julio de 1994, cuando integraba la llamada zonal sur de Socorro Popular. La Dircote lo involucró en los atentados, con coches bomba, contra diversas entidades y en el asesinato de María Elena Moyano. Por su parte, Ríos perteneció a Socorro Popular.