Sábado, 19 de Agosto del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Chávez: "Vientos de guerra comienzan a soplar"

Publicado el 10/08/09

chavezEl presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha vuelto a cargar las tintas contra Colombia, país con el que tiene congeladas las relaciones diplomáticas. En el comienzo de la Cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Chávez ha alertado de que la presencia militar estadounidense en bases colombianas “puede generar una guerra en Suramérica”.

“Vientos de guerra comienzan a soplar”, ha asegurado Chávez durante su derecho de palabra en la III Cumbre Unasur que se celebra hoy en Quito. El mandatario venezolano, quien se ha quejado porque este asunto no se ha incluido en el documento final, ha insistido en que “el anuncio de la instalación de siete bases (militares) en territorio colombiano” preocupa en su país y además “puede convertirse en una tragedia”.

Chávez ha acusado a Colombia de “seguir las tesis del ataque preventivo” y ha recordado el bombardeo colombiano, el 1 de marzo de 2008, contra un campamento de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano, cerca de la frontera, incursión por la que Quito rompió relaciones con Bogotá, aún no restablecidas.

“No voy a permitir que a Venezuela le hagan lo que le hicieron a Ecuador. Tendrán una respuesta militar y contundente”, ha dicho. Ha aludido también a Honduras, al recordar que el depuesto presidente de ese país, Manuel Zelaya, fue sacado de “su cama” el pasado 28 de junio y expulsado, y ha asegurado tener “evidencia de que la orden se dio en la base (estadounidense) de Palmerola”, en esa nación centroamericana.

Chávez ha reiterado la tesis de que algunos sectores de Estados Unidos, que no precisó, han estado tras la salida de Zelaya y ha afirmado que “debemos pedir coherencia” al presidente norteamericano, Barack Obama.

El presidente venezolano ha abierto este debate en la cumbre, en el que le siguieron otros presidentes y delegados, y ha dicho que así lo hacía porque “me siento en la obligación de alertar” sobre lo que a su juicio supone peligro de guerra en la región.

Incursión militar colombiana

Apenas unas horas antes del arranque de la Cumbre, el líder venezolano había denunciado una incursión militar colombiana en su territorio, que Bogotá se ha aprestado a negar, y había achacado al “miedo a dar la cara” ante sus vecinos la ausencia de la cumbre del presidente colombiano, Álvaro Uribe, que negocia con EE UU un acuerdo que permitirá el uso estadounidense de siete bases militares colombianas.

Las relaciones diplomáticas entre Venezuela y Colombia atraviesan sus momentos más bajos desde que, el mes pasado, Bogotá acusara a Venezuela de suministrar armamento a la narcoguerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Este asunto provocó la retirada del embajador venezolano de Bogotá. A ello se sumó recientemente el acuerdo que negocia Uribe con Washington para ampliar el acceso estadounidense a varias bases colombianas, que Chávez considera una “provocación” que podría dar inicio a una guerra. Uribe se embarcó la semana pasada en una gira para explicar el convenio a sus vecinos -no pasó por Venezuela-, sin demasiado éxito. En teoría, Uribe realizó la gira para paliar su ausencia de la cumbre.

Chávez lo entiende de otra manera. A su llegada anoche a Quito, donde se celebra la cumbre de Unasur, el líder venezolano ha asegurado que Uribe teme “dar la cara” ante sus colegas de la región por la “traición” que supone el acuerdo militar con EE UU. “Tiene miedo, seguramente, de dar la cara. No tiene cara que poner ante la traición”, dijo Chávez.

Lejos de contribuir a rebajar la tensión ante la cumbre, el líder venezolano denunció ayer, en su programa televisivo Aló, presidente, una supuesta incursión militar colombiana en su territorio. Según dijo, una patrulla de soldados colombianos se adentró en territorio venezolano a través del río Orinoco. “No se trata de una patrulla de soldados que hayan entrado por error. No, han atravesado el Orinoco en una embarcación y han hecho una incursión en territorio venezolano. Tenemos testigos”, ha dicho Chávez, calificando de “provocación” el acto. El Gobierno colombiano, tras consultas con los responsables militares, ha negado que tal incursión haya tenido lugar.

Pese a ello, Chávez ha ordenado nuevas represalias económicas contra Colombia. Tras cancelar importaciones de vehículos, hoy ha decretado la suspensión de un convenio de suministro de combustible con Colombia a precio especial. “Detengan ya mismo el suministro de gasolina a Colombia, que lo compren al precio real”, ha dicho. Ya la semana pasada anunció que suprimiría importaciones de productos colombianos por otros procedentes de naciones “amigas”, como Argentina o Brasil. El monto de los intercambios comerciales entre Venezuela y Colombia es de unos 7.000 millones de dólares anuales (5.000 millones de euros).

Temas: